Noticias

Cierra una empresa de inserción laboral que dejará de atender a cientos de personas en exclusión

AISOL, empresa social de inserción laboral, dedicada al ámbito de reciclaje y limpieza, cierra sus puertas, lo que supone una pérdida para el movimiento social, los colectivo de personas con problemas de adicciones y exclusión social y para el conjunto de nuestra sociedad debido a la pasividad de las administraciones.

 

Una iniciativa social que abrió en Sevilla un camino que, uniendo sinergias de movimientos ciudadanos, especialistas y sector público, logró atender a cientos de personas en riesgo de exclusión cierra sus puertas. Durante los años de vida de AISOL, cientos de personas han podido recuperar sus aptitudes deterioradas y situarse en igualdad de condiciones con cualquier otra persona sin empleo.

Esta empresa social, sin ánimo de lucro, llamada AISOL estaba dedicada a la recogida y clasificación de papel y cartón, y a la destrucción confidencial de documentación. Fue creada por la Federación LIBERACIÓN con el fin específico de cubrir la incorporación sociolaboral de los colectivos más desfavorecidos.

En Andalucía el número de personas en exclusión o riesgo de exclusión supera el 30%. Desgraciadamente hasta en la exclusión hay niveles y en el más bajo de ellos encontramos a personas que tras una larga historia de fracasos han perdido no sólo la esperanza sino también las habilidades mínimas para emprender de nuevo la lucha.

En este tipo de procesos, tras una primera etapa de reducción de daños y motivación a la mejora, aparece una segunda que tiene como objetivo la recuperación de las mínimas habilidades sociales y laborales que permitan una formación laboral eficaz. Los escasos recursos en Andalucía están definidos en la Ley 44/2007  para la regulación del régimen de las empresas de inserción. La gestión de la Junta de Andalucía ha provocado una reducción del apoyo económico para la subsistencia de esta empresa social. Los retrasos en los pagos o pasar un año sin ninguna ayuda son algunos de los hechos sucedidos.

AISOL se convirtió en un referente en el sector. La experiencia mereció el reconocimiento público por su labor hasta el punto que la Junta de Andalucía consideró incorporarse como socio y lo hizo con el 40% de su capital social.  El primer interés de la Junta se desvaneció, no sólo con AISOL sino con todo el sector de empresas de inserción.

A esto debemos añadir una Administración Concursal cuyos procedimientos siguen sin estar adaptados a la realidad de este tipo de empresas ya que no pueden competir como una empresa al uso. Creemos que es necesario un análisis reposado de esta experiencia y buscar soluciones. Reivindicamos abrir un espacio en nuestra comunidad donde estudiar los hechos con datos contrastables y buscar soluciones para que cientos de personas en riesgo de exclusión sigan siendo atendidas.

0
  Artículos relacionados
  • No related posts found.

Añadir un comentario


19 − 16 =